La ansiedad, una expresión de incerteza.

3a0f09d0e35a63e28c5c8109c2e7f420

La ansiedad aparece cuando uno no sabe qué va a ocurrir, cuando la situación que sea, nos resulta incontrolable. Por lo tanto, la ansiedad no es más que una respuesta emocional ante lo que consideramos incierto. Para eso sirve, como en el caso de las fobias,  aparece como mecanismo de protección y defensa, y nos cuenta que algo no marcha bien en nuestras vidas. Por eso, es básico pararse y hacerse algunas preguntitas como, ¿qué me está produciendo la ansiedad?, ¿en qué lugar de mi biografía se originó esta respuesta?, ¿qué o quienes estaban involucrados en mi respuesta emocional antigua?, ¿para qué necesito la ansiedad?, ¿de qué me protegía en aquél momento?, ¿y ahora?. La ansiedad es por tanto, una respuesta interna, generalmente inconsciente, ante una determinada situación en nuestra vida que nos genera miedo e incerteza. Para acabar con la ansiedad es importante saber en qué momento exacto se desarrolló ese mecanismo de defensa que nos alerta y que tras ser repetido, una y otra vez, una y otra vez, se constituyó en un comportamiento. Porque la ansiedad no es más que una simple respuesta emocional que nos pone en sobre aviso y que si no  escuchamos, se convierte en patrón a través de la repetición experiencial, encontrando en ella la salida para comprender que algo debe de ser cambiado, o más bien trasmutado. Sin embargo, nada está perdido, porque nosotros somos mucho más que un comportamiento o una respuesta emocional concreta. Podemos cambiar nuestros comportamientos y nuestras respuestas emocionales, como la ansiedad, si comprendemos tanto su origen como su macanización sufrida a modo de respuesta. Si entendemos que la ansiedad siempre está de nuestra parte, porque nos avisa y nos protege de un dolor, sea el que sea. Nos habla de cómo manejamos ciertas situaciones o aspectos de la vida, habla de cómo respondemos ante una determinada situación y para qué lo hacemos. La ansiedad por tanto, sirve de mucho si estás dispuesto a escucharla en vez de luchar en combarte con ella. Porque la ansiedad es tan fiel a ti, quiere protegerte tanto y a toda costa, que no se retirará hasta que hayas comprendido qué es exactamente lo que la genera en ti y hayas encontrado el modo de cambiar las cosas a mejor. Trasmutar la ansiedad te lleva sin duda a una nueva forma de encarar las situaciones que sea más adecuada y positiva, tanto para ti, como para tu entorno.

No comments

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>