Sexualidad

 

Problemas sexuales

 

Problemas de auto-imagen

 

Los principales problemas de autoimagen surgen debido a la insatisfacción de la persona con su propio cuerpo o con una parte de él. Eso comporta la incapacidad de poder disfrutar del propio cuerpo por vergüenza, miedo, desconocimiento o debido a una mala experiencia pasada. El tratamiento consiste en una serie de técnicas para que la persona logre una imagen favorable de sí misma y alcanzar una satisfacción plena en sus relaciones personales.

Conflicto de orientación sexual

 

La orientación sexual consiste en la tendencia de la atracción emocional y el deseo físico hacia otra persona. La atracción puede ser por el sexo contrario, por alguien del mismo sexo, de ambos dos sexos o la ausencia de deseos sexuales por ninguno de los dos sexos. En ocasiones, la educación sexual recibida o experiencias negativas vividas en el pasado pueden provocar desconcierto, confusión o aversión con respecto a uno mismo y a lo que realmente desea o quiere. El tratamiento consiste en el análisis y la comprensión por parte del paciente de las posibles causas, seguido de una serie de técnicas y recursos que le ayudarán a vivir la orientación sexual con satisfacción.

Conflicto de identidad de género

 

La identidad sexual o de género consiste en el sentimiento de pertenencia a un sexo, es decir, el hecho de sentirse hombre o mujer. Puede ocurrir que la persona se sienta del sexo contrario al que pertenece. Esta situación puede provocar estrés, desconcierto o angustia y problemas a la hora de relacionarse con uno mismo y con su alrededor. Proponemos un trabajo cognitivo con distintas herramientas para que aprenda por sí misma a gestionar satisfactoriamente sus emociones con respecto a sí mismo y al entorno.

Intersexualidad

 

La intersexualidad es una condición la cual la persona reúne ambos dos sexos, teniendo cualidades genéticas tanto masculinas como femeninas.

Todo ello puede suponer un conflicto psicológico, emocional y físico, no solamente con uno mismo sino también en relación con los demás. Por lo tanto, la gestión y la ayuda de ambas tres partes así como el acompañamiento del proceso, sostiene y refuerza que la persona pueda sentirse satisfecha y completa con ella misma.

 

Disfunciones sexuales

 

Adicción al sexo o hipersexualidad

 

La adicción al sexo consiste en una serie de conductas que expresan la necesidad excesiva de actividad sexual (así como también la adicción a la pornografía, líneas eróticas,…etc). Por ello, puede generar una gran ansiedad y culpa, así como el posible deterioro del entorno familiar, social o laboral. El comportamiento sexual compulsivo o impulsivo, tiene un tratamiento eficaz basado en el análisis de las conductas y de las improntas biográficas que puedan haber causado este comportamiento. El objetivo es que la persona viva su sexualidad de una forma plena y distendida.

Anorgasmia

 

La anorgasmia es la dificultad o incapacidad de la mujer por alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales o la masturbación, lo que acaba generando una gran tensión emocional. Su origen suele ser psicológico por lo que se hace imprescindible el análisis de las posibles causas, así como la combinación de ejercicios prácticos para poder alcanzar una sexualidad plena.

Disfunción Eréctil

 

La disfunción eréctil surge ante la imposibilidad de alcanzar o de mantener la erección a lo largo de la relación sexual, lo que suele impedir la penetración y por tanto puede generar malestar, preocupación nerviosismo y falta de autoestima. El tratamiento consiste en averiguar las causas que han generado la disfunción así como complementarlo con ejercicios prácticos diseñados específicamente para cada paciente.

Vaginismo

 

Las mujeres que sufren vaginismo experimentan la incapacidad para la penetración en las relaciones sexuales. Las paredes de la vagina se contraen de forma refleja e involuntaria y puede producir un fuerte dolor. Es importante comprender que el vaginismo es un reflejo involuntario y que por tanto requiere de un estudio de las causas y del proceso que lo ha generado, con el objetivo de proceder al desbloqueo mediante el conocimiento de la mujer acerca de qué está causando la disfunción y el tratamiento para revertirlo para que la mujer pueda disfrutar plenamente.

Dolor Coital

 

El dolor coital o Dispareunia es una disfunción que sufren las mujeres al no poder disfrutar de la relación sexual con su pareja, lo que acaba produciendo un enfriamiento de la respuesta hacia los encuentros sexuales. Es básico averiguar las creencias entorno al sexo, así como una buena educación sexual para que la mujer con dolor coital pueda disfrutar plenamente en la experiencia sexual. Para ello se investigarán las causas y se complementará con unos ejercicios prácticos para una vivencia sexual sana y satisfactoria.

Eyaculación Precoz

 

La eyaculación precoz se caracteriza por la falta de control sobre el reflejo eyaculatorio, lo que suele afectar en la vida sexual y personal de la persona. Su origen suele ser psicológico y emocional, por ello, la realización del estudio de la biografía sexual de la persona y la realización de unos ejercicios diseñados para restablecer el control eyaculatorio aseguran su recuperación en un alto porcentaje de los casos.

Eyaculación Retardada

 

La eyaculación retardada es la dificultad o la incapacidad de eyacular en una relación sexual, con lo que no se consigue disfrutar plenamente pudiendo ser el origen de mucha frustración. Además de repasar la biografía de la persona, se establecerá un tratamiento y unos ejercicios específicos hasta alcanzar una respuesta sexual natural y satisfactoria.

Falta de excitación o deseo sexual

 

La falta de deseo sexual es uno de los principales problemas de pareja, ya que la persona no es capaz de disfrutar del sexo y por tanto tiende a evitar los encuentros sexuales. Son muchas las causas que pueden dar origen a la falta o baja excitación y deseo sexual, por lo que se hace importante un estudio cognitivo y emocional, así como un tratamiento específico para cada persona para comprender este comportamiento hacia el encuentro sexual y así aumentar positivamente la capacidad de disfrute.

Parafilias

 

Las parafilias responden a un determinado comportamiento sexual que se centra en la actividad que acompaña el acto sexual, más que el acto sexual en sí. Se trata de una parafilia cuando la fuente predominante de placer reside únicamente en dicha actividad. Estas, pueden crear conductas que pueden llegar a causar problemas en el entorno familiar, social, laboral y legal, poniendo en riesgo el bienestar de la persona que la padece y de su entorno. Ejemplos de parafilias pueden ser el fetichismo, el masoquismo, el voyeurismo, el exhibicionismo,…etc. Para poder tratarlas, es imprescindible averiguar las causas que han generado los comportamientos específicos, establecer un tratamiento y sobretodo, la decisión del paciente de querer cambiarlas.

 

X