Relaciones

 

 

 

Problemas en las relaciones

 

Los problemas en las relaciones son fuente de estrés, ansiedad y sensación de soledad e inadaptabilidad social. Generalmente estos problemas están causados por una mala gestión de nuestras emociones y por una manera unilateral de interpretar los acontecimientos. Estas respuestas emocionales nos conducen a comportamientos que suelen separarnos aún más en las relaciones personales. Este tratamiento está enfocado a aquellas personas que quieran mejorar sus relaciones personales, familiares o laborales, y deseen responder con otros comportamientos, más adecuados y positivos, tanto para nosotros mismos, como para el entorno en el que vivimos.

Problemas de comportamiento

 

El comportamiento nace como respuesta emocional ante una experiencia. Estas respuestas aprendidas a lo largo de nuestra vida, activan una determinada conducta, que define nuestra manera de relacionarnos. Sin embargo, un determinado comportamiento no siempre nos será útil en todas las etapas de nuestra vida. Para ello, hemos de ir ajustando y modificando nuestros comportamientos, con el objetivo de alcanzar relaciones personales estables y plenas. Los principales problemas de un comportamiento inadecuado, se manifiestan en forma de tensión en las relaciones, tanto personales como familiares, y en una percepción de soledad, aislamiento y falta de comprensión por el entorno.

Este tratamiento analizará las causas de los comportamientos que generan los conflictos para establecer los cambios adecuados y aprender una nueva manera de relacionarse, tanto con los demás como con uno mismo.

Terapia de Pareja

 

Los principales problemas entre una pareja suelen deberse tanto a causas concretas como la infidelidad, los celos, o bien a factores como la rutina, el aburrimiento o la falta de ilusión.

Otras veces, suceden sencillamente por una falta de comunicación o como consecuencia de emociones o pensamientos no expresados, llegando así a situaciones límites para ambos. Una causa común, por ejemplo, es que aparezcan nuevos problemas en la relación tras el nacimiento de un hijo, ya que se desarrollan nuevas conductas que pueden favorecer la crispación o el cansancio. El tratamiento consta de la creación de un espacio donde ambas partes puedan expresarse con libertad y donde se arbitra de forma positiva, ofreciendo soluciones y ejercicios para favorecer el reencuentro. Para ello se analizarán las causas del conflicto y se propondrán los cambios y las acciones terapéuticas necesarias para que ambas partes se sientan satisfechas y estables en su relación.

X